Manchas de café o té, suciedad obstinada, grasa quemada

Usar un paño suave (por ejemplo de microfibra) con un detergente específico para la limpieza del aceroinoxidable. Recordamos que es necesario retirar inmediatamente líquidos y alimentos de las superficiesde acero inoxidable.
Comentarios
Escribir comentario